¡HOLA! BIENVENIDOS A DISFRUTAR, COMPARTIR Y CRECER.

EL CAMINO QUE VA TAMBIÉN ES EL QUE VUELVE Y POR ÉL, MARAVILLOSA E INEVITABLEMENTE, TRANSITAMOS TODOS, JUNTOS...

LA PACHA NOS RECLAMA Y ES HORA DE COMENZAR A ANDAR DE SU MANO.

ESTE ESPACIO ES UNA INVITACIÓN A HACERLO, VIAJANDO A LAS RAÍCES, A LA SABIDURÍA Y LA CULTURA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.

viernes, 17 de agosto de 2012

EL CANTO GUTURAL DE LOS TUVAS



Los tuvas han desarrollado una peculiar forma de canto, llamado kh öö meior khoomii, expresión que es la palabra mongol para designar a la garganta. En este canto se emiten dos notas al mismo tiempo; su sonoridad es aguda y gutural. Y además de una cuestión específicamente de técnica musical, en el canto tuvan se encierra un tema cultural de un contenido vinculado con creencias religiosas y animistas. Como señalan los autores del artículo: "Según el animismo Tuvan, la espiritualidad de montañas y ríos se manifiesta no sólo por su forma física y posición sino también por los sonidos ellos producen o pueden ser hechos para producir por seres humanos. El eco de una roca, por ejemplo, puede ser impregnado de impronta espiritual. La gente puede asimilar el poder de algunos animales imitando sus sonidos.
Entre los pastores de Tuva, emular los sonidos ambientales es tan natural como hablar. Este canto gutural es transmitido igual que una lengua por tradición oral...La popularidad de canto armónico entre los pastores Tuvan parece haber provenido de una coincidencia de cultura y geografía: de un lado, la sensibilidad animista frente a las sutilezas de sonido, sobre todo su timbre, y de otro lado, la fuerza que este sonido es capaz de proyectar sobre el abierto paisaje de la estepa".


EL CANTO GUTURAL DE LOS TUVAS
Por Theodore C. Levin y Michael E. Edgerton
    Desafiando los límites de ingenio vocal, los cantantes de armónicos pueden crear sonidos distintos de lo que estamos habituados a escuchar, emitiendo dos líneas musicales simultáneamente.
Desde las escarpadas cimas que se entrecruzan con los prados del sur de Siberia y los bosques taiga de Tuva, la primera impresión es de un silencio puro tan enorme como la tierra sí misma. Gradualmente el oído se habitúa a la ausencia de actividad humana. El silencio se disuelve en una sinfonía sutil de zumbidos, balidos, borboteos, píar, silbidos - nuestra taquigrafía onomatopoeica para los sonidos de insectos, bestias, agua, pájaros, viento. La polifonía se revela despacio, sus colores y ritmos giran y reverberan.
Para los pastores seminómadas de Tuva, el paisaje les inspira una forma de la música que se mezcla con estos murmullos ambientales. Rodeado de un anillo por montañas, lejos de rutas principales comerciales y abrumadoramente rural, Tuva parece un desfiladero musical, un registro vivo de un mundo protomusical, donde sonidos naturales y humanos se mezclan.
El Canto Armónico es una notable técnica en la cual un único cantante produce dos tonos distintos simultáneamente. Un tono es un bajo, el diapasón fundamental, similar al bordón o sonido base de una gaita. El segundo es una serie de armónicos parecidos a una flauta, que resuenan por encima de bordon, y que pueden ser estilizados melodiosamente para representar sonidos como el canto de un pájaro, los ritmos sincopados de un arroyo o el ritmo del trotar de un caballo.
En las lenguas locales, el término general para este canto es kh öö meior khoomii, de la palabra mongol para "la garganta". En español comúnmente decimos como Canto Armónico o Canto gutural. Algunos músicos contemporáneos occidentales también han dominado la práctica y lo llaman el canto de insinuación. Tal música es una parte de una cultura expresiva y un artefacto de la acústica de la voz humana. El intento por comprender esta técnica ha sido un desafío para los estudiantes occidentales de música.
Leyendas de tuva, Mongolia
En Tuva, leyendas sobre los orígenes del canto de garganta, afirman que el género humano aprendió a cantar de tal modo hace mucho tiempo. Lo que intentaban aquellos primeros cantantes era duplicar sonidos naturales cuyos timbres, o colores tonales, eran ricos en armónicos, como el agua caudalosa o vientos que susurran. Aunque la génesis verdadera de canto de garganta tal y como se practica hoy en día, sea oscura , la música de los pastores de Tuva, va conectada a una antigua tradición animista en la que los objetos naturales y fenómenos tienen alma o son habitados por espíritus.
Según el animismo Tuvan, la espiritualidad de montañas y ríos se manifiesta no sólo por su forma física y posición sino también por los sonidos ellos producen o pueden ser hechos para producir por seres humanos. El eco de una roca, por ejemplo, puede ser impregnado de impronta espiritual. La gente puede asimilar el poder de algunos animales imitando sus sonidos.
Entre los pastores de Tuva, emular los sonidos ambientales es tan natural como hablar. Este canto gutural es transmitido igual que una lengua por tradición oral. Un porcentaje grande de pastores masculinos puede cantar armónicos, aunque no todos sean perfectamente melodiosos. Existe el tabú de que las mujeres no deben hacer estos armónicos pues podría causarles infertilidad. Afortunadamente se está superando actualmente este absurdo tabú y muchas mujeres jóvenes comienzan a practicar la técnica también.
La popularidad de canto armónico entre los pastores Tuvan parece haber provenido de una coincidencia de cultura y geografía: de un lado, la sensibilidad animista frente a las sutilezas de sonido, sobre todo su timbre, y de otro lado, la fuerza que este sonido es capaz de proyectar sobre el abierto paisaje de la estepa. De hecho, hasta hace dos décadas era rara la existencia de conciertos porque la mayor parte de Tuvans consideraba la música como algo de su casa. Pero ahora conjuntos profesionales han alcanzado el éxito, y son los cantantes favoritos, símbolos de identidad nacional cultural.
La mayor parte de prácticas virtuosas de canto armónico se concentra en Tuva (ahora oficialmente llamada Tyva), una república autónoma dentro de Rusia por su frontera con Mongolia, y en el limite de la región de Altai, Mongolia occidental. Pero los armónicos guturales también pueden ser oídos en lugares dispares de Asia central. Entre los Bashkirs, pueblo de lengua turca en los montes Urales, los músicos cantan armónicos en un estilo llamado uzliau. Cantantes épicos en Uzbekistán, Karakalpakstan y Kazakstán introducen el Canto armónico con poesía oral, y ciertas formas de cánticos budista-Tibetanos destacan un armónico único reforzado o sostenido sobre un diapasón fundamental. Más allá de Asia, el empleo de alusiones vocales en la música tradicional es rara, pero no desconocido. Aparece, por ejemplo, en el canto de mujeres Xhosa en Sudáfrica y, en un caso insólito de improvisación musical, en las canciones de vaquero de los años 1920 de cantante tejano Arthur Miles, que sustituyó su habitual manera de cantar a la tirolesa por Cantos armónicos. Estos sonidos fueron poco documentados hasta hace una década, cuando Tuvan y la música mongol comenzaron a llegar a una audiencia mundial.
La mejor manera para tratar de explicar el proceso por el que surgen armónicos vocales es el modelo de la fuente de sonido con un filtro. A partir de la fuente de aire de los pulmones, esta energía cruda, es filtrada mediante las formas en la boca, en los labios, y con distintas posiciones al pronunciar vocales o consonantes.
FUENTE: http://www.temakel.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada